Infección por el virus del papiloma humano (VPH)

 

La infección por el virus del papiloma humano es un motivo frecuente de consulta. En este post hablaremos sobre ello:

¿QUÉ ES?

El Virus del Papiloma Humano (VPH) es la primera causa de cáncer de cérvix.

Hay más de 150 serotipos diferentes de VPH. Los que se han relacionado con cáncer de cérvix, vulva, vagina, ano y pene son el 16, 18, 31, 33, 45, 52 y 58. Otros tipos como el 11 y 6, no se han asociado a cáncer, sino al desarrollo de verrugas genitales o condilomas acuminados.

40 de los serotipos son una infección de transmisión genital, lo que quiere decir que se transmite a través de las relaciones sexuales de cualquier tipo (vaginal, anal u oral).

 

¿A QUIÉN AFECTA?

Es la infección de transmisión genital (ITG) más conocida. De hecho, 8 de cada 10 personas se contagiarán, pero solo 1 de cada 10 será diagnosticado o tendrá alguna patología por este virus.

El VPH es un factor necesario, pero no es suficiente. Hay otros factores de riesgo que favorecen la evolución a cáncer de cérvix como el tabaquismo, elevado número de compañer@s sexuales, multiparidad, infección por VIH u otras ITG, no uso de preservativo y la toma de anticonceptivos para que se pueda desarrollar un cáncer. La circuncisión reduce las infecciones en el varón y disminuye el riesgo de contagio a la mujer

 

¿QUÉ SÍNTOMAS PRODUCE?

La infección causada por los VPH de alto riesgo de cáncer es asintomática. El cáncer cervical y las lesiones premalignas, por lo general, no producen síntomas.

Los tipos de bajo riesgo (6 y 11), producen verrugas genitales llamados condilomas acuminados, unas lesiones benignas que no tienen porqué evolucionar a cáncer y se pueden quitar.

 

¿HAY QUE REALIZAR PRUEBAS?

Debido a que esta infección suele ser asintomática es esencial un diagnóstico precoz o cribado del cáncer cervical. Puesto que el VPH suele encontrarse en el cuello de útero (zona de entrada al útero) se realizará:

  • Citología vaginal (Papanicolau o Pap-Test): Se obtienen de forma aleatoria células del cuello del útero al raspar la capa superficial para ser analizadas. Así, podemos detectar de manera temprana una infección por VPH o alteraciones en estas células que pueden ser lesiones premalignas.
  • Cultivo del virus del papiloma humano mediante PCR: Se obtiene una muestra de flujo obtenida del cuello uterino. Así, podemos saber si eres portadora del VPH. Se trata de una técnica más efectiva pero más cara.

El cribado en la seguridad social depende de cada Comunidad Autónoma. En Castilla y León se hace en mujeres entre 25 y 64 años. A partir de los 25 años, es necesario realizar una citología vaginal cada 3 años (excepto la primera citología que se debe repetir al año siempre). A partir de los 35 años, se realizará además un cultivo de VPH, repitiéndose ambas a los 5 años.

Si estas pruebas están alteradas (es decir, el cribado es positivo) será necesario repetirlas en un intervalo menor de tiempo y/o realizar una colposcopia según cada caso.

 

¿QUÉ PUEDO HACER YO?

  1. Evitar contagiarte del papiloma:
  • VACUNACIÓN frente al VPH: No exime de tomar todas las precauciones necesarias para evitar otras infecciones de transmisión sexual, o un embarazo no deseado. Hablaremos de ello en otro post. 
  • Uso de preservativo: No protege al 100% puesto que el VPH se puede encontrar en zonas no cubiertas por él.
  1. Si estás infectad@:

Para poder saber si tienes el VPH, es esencial seguir el cribado de cáncer de cérvix. Debe solicitar cita con su matrona del centro de salud si no se ha realizado correctamente las citologías. Así podremos detectar de forma precoz la infección y las lesiones premalignas o malignas.

Lo más probable es que si estás infectad@ se elimine la infección de forma espontánea. Pero una vez infectado es aconsejable:

  • Dejar de fumar: se ha demostrado que el tabaco afecta a la respuesta inmune frente al VPH, favoreciendo la persistencia de la infección, y por la posible progresión a lesiones premalignas y cáncer de cuello de útero.
  • Vacunación VPH: Una vez infectado puede reducir hasta en el 60-80% de riesgo de aparición de nuevas lesiones en mujeres sometidas a conización.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO CUANDO HAY LESIONES?

  • Si hay lesiones premalignas o malignas: Conización cervical. Es importante la detección de lesiones precursoras o malignas iniciales, porque contamos existe un tratamiento sencillo, seguro y eficaz para ellas que es la conización cervical. La conización elimina una parte del cuello del útero donde se encuentra la lesión premaligna, evitando así su progresión a cáncer. Se denomina conización porque el tejido se extirpa en forma de “cono”.Es indoloro, ya que se realiza con anestesia local y/o sedación. No es necesario el ingreso hospitalario para su realización y no implica repercusión en la vida sexual. Las posibles complicaciones son muy poco frecuentes e incluyen sangrado o infección. Otros problemas son estrechamiento del canal endocervical, dificultando el drenaje de contenido de la menstruación o dificultando la posibilidad de embarazo; incompetencia cervical, dando lugar a abortos o partos prematuros.
  • Si tienes cáncer de cérvix: el tratamiento dependerá según el caso pudiendo requerir una cirugía más extensa, radioterapia y/o quimioterapia.

¿CUÁNDO CONSULTAR?

  • En el caso de verrugas en el área genital.
  • Si no se ha realizado el cribado de cáncer de cérvix y debería hacerlo por edad.
  • Síntomas como sangrado claro que no se corresponde con la menstruación, flujo maloliente o dolor durante el sexo vaginal.

 

¿DÓNDE DEBO CONSULTAR?

Debe solicitar cita de forma programada con su matrona.

 


Es esencial realizar el cribado de cáncer de cervix a partir de los 25 años y usar preservativo.


 

Fátima Victoria Villafañe Sanz
Residente de Medicina Familiar y Comunitaria, CS. Arturo Eyries, Valladolid. 

Verónica García Ramos 
Residente de Medicina Familiar y Comunitaria, CS. Arturo Eyries. Valladolid.

Revisado: Marzo 2021.

A %d blogueros les gusta esto: